Las energías renovables

imagen logo energia

Biomasa

Preguntas frecuentes

¿Puedo instalar un sistema de biomasa en cualquier vivienda?

Actualmente existe una gran variedad de sistemas de biomasa que se pueden adaptar a las características de tu vivienda. Te recomendamos la visita de un técnico especializado para poder evalúar los aspectos concretos de tu vivienda que influirán en el tipo de instalación más adecuado. La salida de humos y el sistema de almacenamiento del combustible son algunos de los factores a los que se tiene que buscar una solución individualizada para cada caso.

¿Qué opción me interesa más?

Depende de cada caso... si por ejemplo te interesa calentar un piso, un apartamento o una oficina, sólo con aire caliente, con una estufa de pélets o una chimenea cerrada de alta eficiencia de leña puede ser suficiente. Si lo que necesitas es calefacción por radiadores o suelo radiante y agua caliente sanitaria (ACS), necesitarás una caldera doméstica. Existen también múltiples opciones para otro tipo de edificios y locales de mayores dimensiones como hoteles, granjas, etc.

¿Qué potencia de caldera es la adecuada para mi vivienda?

La potencia térmica de la caldera depende por un lado de la demanda máxima de calefacción que a su tiempo depende directamente del grado de aislamiento de la vivienda. Por otro lado, depende de la demanda máxima instantánea de ACS (agua caliente sanitaria), que depende a su tiempo del número de personas que habitan en la vivienda.

Existen diferentes formas de calcular estos parámetros, en los links que os ofrecemos, podréis conocer más sobre las diferentes metodologías, pero para tener una idea aproximada se pueden tener en cuenta los siguientes intervalos orientativos medios (pueden variar en función de la rigurosidad climática de la zona):

  • Para una casa bien aislada, hacen falta unos 80 W/m2 
  • Para una vivienda con aislamiento normal, unos 100 W/m2
  • Para una vivienda antigua o mal aislada, unos 120 W/m2

Estos valores son orientativos, por lo que os recomendamos la visita de un técnico especializado para poder estimar la potencia real necesaria ajustada a las características de vuestra vivienda.

Por último, hay que tener en cuenta que en calderas de biomasa es muy importante no sobredimensionar la caldera, ya que la biomasa es un combustible que tiene inercia (el encendido y el apagado es lento) y es preferible que la caldera trabaje de forma constante.

¿Es necesario que la instalación disponga de un depósito de inercia?

No todas las instalaciones de biomasa requieren de un depósito de inercia.

El depósito de inercia es un depósito de acumulación que tiene las siguientes funciones:

  • Acumula calor para poder abastecer puntas de consumo. Garantiza que la caldera trabaje de forma constante
  • Se pueden derivar diferentes salidas a partir del depósito, ya que es un acumulador e intercambiador al mismo tiempo. (ACS, calefacción por radiadores, suelo radiante, sistema mixto con placas solares, etc.)
  • Puede almacenar calor residual en el momento del paro. 

Dependiendo de la marca y modelo de la caldera, su uso puede ser o no necesario. De todas formas, una caldera que funcione sin depósito de inercia tiene que disponer de elementos de seguridad que garanticen la absorción del calor en caso de paro forzado. Así pues, es recomendable que un técnico especializado evalúe la necesidad o no de su necesidad en función de las características de la caldera e instalación.

El tamaño habitual de un depósito de inercia es de entre 20-30 l/kW, aunque en algunas calderas de leña puede ser necesario de hasta 50l/kW. Es necesario consultar siempre las indicaciones del fabricante, está en juego la garantía del aparato.

¿Qué espacio necesito para el almacenamiento de biomasa (silo)?

En función del tamaño del silo tendremos más o menos autonomía de combustible. La normativa actual (Reglamento de instalaciones térmicas en edificios RITE) exige un mínimo de dos semanas, pero evidentemente en usos domésticos es más práctico hacer un par de cargas al año.

Para el cálculo del tamaño del silo, hay que tener en cuenta el gasto anual de energía al año, que es el mismo que para cualquier otro combustible. Se puede obtener de las facturas de energía previas o aproximadamente multiplicando la potencia de la caldera por el número de horas de uso al año que dependiendo de la zona puede oscilar entre 1500-2000 horas/año. Una vez obtenido el valor de consumo anual lo dividimos por el poder calorífico del combustible escogido (Poder Calorífico Inferior o PCI al 30% de humedad):

  • Pellet: 3055 kWh/m3
  • Astilla: 1123 kWh/m3

De esta forma, obtenemos el volumen necesario de combustible al año. En función de las cargas que estemos dispuestos a hacer al año y teniendo en cuenta un margen de seguridad, ya que el depósito nunca va estar al máximo, obtendremos el tamaño necesario del silo.

Ej: 20 kW (potencia caldera) x 1800 h/año (horas funcionamiento) x 1m3 / 3055Kwh (PCI aproximado pellet) = necesito 11 m3 de pellet al año (con dos cargas al año tengo suficiente con un silo de 6 m3)

¿Dónde puedo comprar biomasa, y a qué precio?

Actualmente existen gran cantidad de suministradores de todo tipo de biomasa cerca de tu casa o que se desplazan hasta tu casa para hacerte un suministro de calidad. Consulta la categoría de suministradores de biomasa en nuestro directorio de empresas para conocer los más cercanos en tu zona. Actualmente, los precios orientativos de biomasa en comparación con otros combustibles son los siguientes:

  • Gasoil: 0,096 €/kWh
  • Gas natural: 0,066 €/kWh
  • Pellet: 0,048 €/kWh
  • Astilla: 0,028 €/kWh